viernes, 8 de abril de 2016

Es hora de decir adiós

Y después de todas esas cosas que íbamos añadiendo en nuestra lista de cosas por hacer,  que más esperabas, que esperabas de mi?

A caso no lo ves? A caso necesitas más palabras de mí para hacerte entender que me rompieron tanto que a veces no sé si ya junte todas esas piezas o aún ni siquiera he empezado. Mis palabras no te decían nada?

 Supongo que al fin y al cabo no te puedo culpar, tú nunca te has enamorado, nunca has estado en ese punto en hacer cualquier cosa por mantener esa persona a tu lado y todas esas locuras que acompañan a eso llamado “amor”

Simplemente no te puedo culpar por no buscarme.

Si cariño, claro que he dejado todo atrás, ya sabes a lo que me refiero, pero es posible que aún quede alguna cicatriz, creo… Pero me hiciste sentir bien estando a tantos kilómetros de distancia y sin ponerme un dedo encima, me hiciste sentir bien porque contigo era fácil hablar, que quieres que te diga? Me ilusionaste de nuevo.

Finalizando estas palabras me doy cuenta que no hubo culpable en esta “historia”
Tal vez yo tenía miedo, tal vez  aún no sabías que era eso que sentías o quién sabe si es que era porque ninguno de los dos sabía quedarse.
                                                    Quedarse a descubrir que era todo eso.
  Supongo que también va llegando la hora de despedirme de ti.


Es que tú eras felicidad y no te pudiste quedar, no supiste  hacerlo.


 






De aquí hasta Reus, muchas gracias por haber sido mi primera ilusión. H

No hay comentarios:

Publicar un comentario